buy valium online buy adderall online buy vicodin online buy codeine

Pueblos más bonitos de España: Albarracín

por

Viajes por España 1 opinión

alba Pueblos más bonitos de España: Albarracín

El pueblo de Albarracín, situado al sur de la provincia de Teruel, está considerado por muchísima gente y expertos el pueblo más bonito de España. No es para menos, su ubicación en plena naturaleza, en la colina de los Montes Universales, y su patrimonio monumental le dan un encanto especial, al que nadie puede resistirse.

Por ello, el pueblo de Albarracín es Monumento Nacional desde junio de 1961 y actualmente, está propuesta para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Desde luego, se presenta como una oferta turística diferente y atractiva: tranquila y, sobre todo, muy interesante.

Otro de los atractivos de este bonito pueblo es la defensiva muralla que lo rodea, y al final de uno de los caminos el bello castillo de Andador. Y por supuesto, qué decir de sus edificios, todos de corte tradicional, como son la Iglesia de Santa Maria, la Catedral, el Palacio Episcopal, algunas mansiones señoriales, la casa de la Julianeta, la casa de la calle Azagra, la plaza de la Comunidad y Plaza Mayor.

Pero el verdadero encanto de este pueblo es pasear pos sus calles irregulares, que para adaptarse al terreno se suceden por escaleras y pasadizos entre las viviendas. Éstas tienen también la peculiaridad respecto a otras de esta zona de la Sierra de Albarracín del color rojizo y los motivos de madera.

En los alrededores del pueblo, se encuentran zonas de pinares protegidos con pinturas rupestres de hace entre 6000 y 1.500 años. Y cómo no, a un paso, la Sierra de Albarracín, donde poder disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor: Cañones, profundos barrancos, cortados, peñas, escarpados roquedales, parameras, valles, suaves praderas, lagunas, manantiales y extensos bosques, con la consiguiente fauna y flora de cada lugar.

Imagen: Flickr

  • http://www.viajarsindestino.com Mochilero

    Albarracín es de los pocos lugares que aún consiguen ser auténticos. A pesar de algunos hoteles y bares, la sensación de vivir en un pueblo no globalizado es lo que hace a este lugar tan único.

    Y el pan está de muerte.