buy valium online buy adderall online buy vicodin online buy codeine

Pinchos en San Sebastián: Gastronomía en miniatura

por

Gastronomia, Viajes por España ¡Opina!

irene 7 Pinchos en San Sebastián: Gastronomía en miniatura

San Sebastián es una de las ciudades más bonitas de España y este encanto atrae a grandes masas de turistas. Pero entre visita y visita, o simplemente recorriendo las calles de la ciudad, los viajeros agradecen una parada en un bar para beber y por qué no, picar algo, como decimos en España.

Pues la ciudad donostiarra es en este sentido también un lugar idóneo, dado que tiene un incontable número de bares que ofrecen pinchos para comer, una especialidad de la gastronomía vasca en general. Concentrados sobre todo en la parte vieja, estos establecimientos se reconocerán sólo echando un vistazo, pues saltarán a nuestros ojos la variedad de formas y colores de los pinchos.

Además, esta verdadera comida en miniatura es conocida por la gran calidad de los productos que ofrecen, así como por la originalidad que reportan: queso de cabra con mermelada y nueces, huevos de codorniz con pimientos o bacalao con berenjenas son algunos de los ejemplos.

irene 8 Pinchos en San Sebastián: Gastronomía en miniatura

Los pinchos se acompañan siempre de buena bebida, como sidra, vino blanco típico del lugar (txakoli) o cerveza. También ellos se adaptan al menor tamaño del servicio y se sirven en pequeñas dimensiones: para ello debemos saber que un pequeño vaso de cerveza allí se llama “zurito”.

Txepetxe, Goiz Argui o Sport son algunos de los nombres de los locales que merece la pena visitar, pero todos en general nos gustarán. La zona típica se sitúa además cerca de los lugares más emblemáticos de la ciudad, como la catedral o la Plaza de la Constitución, y a pocos metros de la playa urbana más conocida de la cuidad, La Concha.

Quizás la ciudad de San Sebastián no se entendería sin esta playa y los montes que la rodean, impresionantes ambos. Más si cabe sus vistas, que se pueden observar perfectamente si subimos a una de las elevaciones rocosas. Para los más cómodos, al final del paseo marítimo, hay un servicio de funicular.

Imagen: Flickr