La Ruta de Miró, en Barcelona

jj1 La Ruta de Miró, en Barcelona

Joan Miró no fue solo barcelonés de nacimiento, si no que gran parte de su legado reside en la ciudad condal, en la fundación que lleva su nombre. También podremos saborear su herencia artística en cada paseo por Barcelona o conocer su pasado personal a través de los edificios donde pasó parte de su vida y marcaron su existencia. Todas estas cosas conforman la Ruta de Miró, en Barcelona, que los turistas apasionados del arte nunca se deben perder.

Si eres uno de esos que tras ver estas indicaciones comenzarán a tener este viaje y recorrido en la mente no dejes de mirar vuelos baratos a Barcelona. Seguro que no te arrepentirás de conocer la obra de este reconocido pintor, cuyo estilo, personal y único, marcó tendencia.

Para comenzar, en la conocida Rambla, los viajeros pisarán al recorrerla el Pla de l’Os, un mosaico del pintor, que hizo en 1976. Otra pieza similar se encuentra en la Terminal B, del Prat, que fue hecha en colaboración con el ceramista Josep Llorenç Artigas. Ambos tienen curiosidad artística, presentando detalles de lo que es la obra de Joan Miró.

Otro destello de su genialidad lo podremos ver en el Parc Joan Miró (en la foto), nombre puesto en su honor poco después de morir, con la escultura “Dona i ocell” (Mujer y pájaro), que impresionará por su tamaño y se notarán bien las señas del pintor: sobre todo, los colores primarios.

En cuanto a los lugares donde Miró pasó parte de su vida encontramos la casa donde nació en Barcelona: en el número 4 del Passatge del Crèdit. Destaca la Fundació Miró, en activo desde 1975, que tiene esculturas, tapices, cerámicas y pinturas del gran artista. No debemos perder al menos un par de los lugares recomendados y empaparnos de cultura.